DESTACADOS

PAUTAS PARA LLEVAR MEJOR LA VUELTA AL TRABAJO

Está claro que hay pocas ganas de volver al trabajo, esta frase la hemos oído mucho esta semana. Tras las vacaciones, nuestro cerebro necesita un periodo de adaptación, ya que, durante el verano, la gente aprovecha para desconectar de sus responsabilidades y pasar más tiempo con sus amigos y familiares e incluso muchas veces, también cambiamos de ubicación estando en otro lugar. Esto implica un cambio en la rutina del sueño, de la alimentación y del día a día, que hacen que la vuelta suponga una noria emocional, conocida como síndrome postvacacional.

Las consecuencias más comunes que puede producir son: estrés, dolores de cabeza, irritabilidad, falta de concentración, insomnio y, en los casos más severos, incluso depresión. No ayuda llegar y ver las tareas pendientes que se han acumulado, la llegada de los días más cortos o la marcha del buen tiempo, junto con las noticias actuales tan pesimistas… Todo esto son algunas de las causas que endurecen el clima de vuelta y agudizan aún más este síndrome postvacacional.

Lo bueno es que se ha estudiado que lo normal es que dure entre unos 8 ó 10 días, así que a partir de ahí ya no tienes excusas. Y, además, os vamos a proporcionar unas pautas muy sencillas que pueden ayudaros a llevarlo mejor:

LA FLEXIBILIDAD:

Pasar de estar en la playa o montaña a la oficina no es fácil. Pautas como reincorporarse con un horario más reducido al principio o con la semana más avanzada en vez de un lunes, psicológicamente motiva al ver más cerca el fin de semana y que la semana ha sido más corta.

CONCILIACIÓN: Poder dedicarles tiempo a las tareas rutinarias de tu casa, a tu familia será fundamental.

EVITA LA HIPEREXIGENCIA:

No es buena idea que, nada más llegar, te seas super exigente con tus funciones y unirlo al sentimiento de culpa ya es una bomba de relojería… Ver todos los mails que se acumulan, junto con todas las demás funciones que tienes ante ti asusta, pero no dramaticemos. Nada más volver no es el mejor momento para exigirte a tope. Ordena, prioriza y a por ello, cuando te pongas, verás que vas avanzando y eso mejora, así que manos a la obra no hay otro misterio.

ACTITUD POSITIVA:

Esto se aplica no sólo a la vuelta de las vacaciones, sino en todo momento. Actualmente estamos recibiendo mensajes sobre “la que se nos viene encima”, crisis, inflación, precios que no paran de subir… Mantener una actitud positiva ante todo esto es más necesario que nunca y, por mucho que cueste, hay que hacerlo. Reuniros los compañeros y mirad los problemas como retos a resolver de la mejor manera, con ganas y con buenas vibraciones.

RECUPERAR RUTINAS:

Recuperar horarios de tareas cotidianas, de las comidas y del descanso. Es fundamental dormir bien y estar despejados para afrontar mejor la jornada laboral.

Añadir por ejemplo una rutina de pasear durante mínimo una media hora ayudará a afrontar mejor la vuelta al trabajo.

EJERCICIO:

Realizar cualquier tipo de ejercicio físico ayudará a desestresarnos y a mantener la mente mucho más despejada para llevar mejor la jornada laboral. Al igual que la actitud positiva, el ejercicio es recomendable siempre.